Después de la pandemia de COVID-19, Ecuador construye su propia historia de éxito

Por Elizabeth Martínez de Marcano

Ecuador vive tiempos excepcionales. En un mundo que cuestiona cada vez más los modelos de crecimiento que aún no consiguen erradicar la exclusión y garantizar la prosperidad a largo plazo, los ecuatorianos construyen su propia historia de éxito. Después de ser un país con una de las tasas de contagio y muertes más altas del mundo por la pandemia de COVID-19, el gobierno anunció durante la primera semana de septiembre que había cumplido la meta de vacunar a 9 millones de personas en 100 días. La nación pasó de ser uno de los países más afectados por la pandemia a convertirse en un ejemplo para el mundo.

Los exitosos esfuerzos de vacunación son el ejemplo más reciente de los beneficios que surgen de una fructífera colaboración entre los sectores público y privado. El diálogo en el país ha cambiado. El gobierno presta mayor atención al sector privado y la necesidad de crear espacios para que este amplíe su papel en los próximos años. En este contexto, el Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) promueven el primer Diagnóstico de País del Sector Privado (CPSD) para Ecuador: un esfuerzo conjunto que aspira a convertirse en una herramienta sustancial que permita detectar los desafíos que se avecinan y las mejores prácticas para enfrentarlos. El informe refleja los primeros impactos de la pandemia y anticipa algunas posibles consecuencias de la crisis en el país y el sector privado.

IFC busca identificar las áreas de oportunidad donde los sectores público y privado ecuatorianos pueden trabajar juntos para promover el desarrollo, la inclusión económica y la lucha contra el cambio climático. El análisis y las recomendaciones del CPSD siguen siendo válidos, si no más, en el contexto de la pandemia y el camino hacia la recuperación. Un sector privado dinámico y resistente es imperativo si Ecuador quiere romper la trayectoria de bajo crecimiento en la que hoy se encuentra. El CPSD sostiene que abordar algunos de los principales obstáculos que enfrenta el sector privado -garantizar un entorno político estable, incrementar los incentivos para el comercio y la inversión, mejorar el campo de juego en términos de competencia, fortalecer la capacidad del sistema financiero para apoyar el crecimiento y la implementación de regulaciones laborales que permitan a empleados y empresas responder de manera más flexible a las circunstancias cambiantes- resulta esencial para impulsar la creación de empleo, el desempeño empresarial, la inversión y la productividad.

De acuerdo con Mariana Vijil y Zeinab Partow, economistas del Grupo Banco Mundial y autoras principales del CPSD, el gobierno ha dado los primeros pasos positivos para abordar algunas de estas barreras y apoyar nuevas actividades en el proceso de recuperación. La atención del diagnóstico se enfoca en cuatro sectores de la economía ecuatoriana:

A) Minería. El potencial geológico del país es vasto, pero poco desarrollado. La enorme diversidad biológica, social y étnica de Ecuador crea la oportunidad y la obligación para que el país busque una “minería de crecimiento verde”, asociando proyectos a gran escala con la conservación de la biodiversidad y el desarrollo comunitario. Sin embargo, para que este potencial se materialice, es necesario abordar las limitaciones legales, reglamentarias e institucionales.

B) Exportaciones agrícolas perecederas (frutas, hortalizas, pesca y normas de seguridad alimentaria relacionadas). Las exportaciones de frutas y productos pesqueros de Ecuador son mucho más grandes, que la de sus vecinos, Colombia y Perú. Se pueden aprovechar ventajas importantes en la producción de frutas, verduras y productos pesqueros para hacer crecer aún más estas exportaciones. Estas oportunidades incluyen la posibilidad de producir fuera de temporada, enfoque en artículos orgánicos y un mayor uso de modernas tecnologías postcosecha de cadena de frío para permitir la exportación de productos perecederos a mercados más distantes. No obstante, las exportaciones de Ecuador lucen constreñidas por la falta de infraestructura y capacidad institucional, así como por limitaciones más amplias a nivel macro.

C) Logística y transporte de mercancías perecederas. La pandemia de COVID-19 ha impactado el transporte de productos agrícolas. La obstrucción de los cruces fronterizos y las demoras en los puertos y en las aduanas han obstaculizado las exportaciones del sector. Más allá de la crisis actual, el transporte terrestre en Ecuador se ve limitado por factores como los altos aranceles de importación de camiones y repuestos y un largo proceso para registrar nuevos camiones, ambos desincentivos para invertir en la modernización de la flota. Aunque aún persisten algunas dificultades, en el transporte marítimo las concesiones de los puertos públicos durante las últimas dos décadas han mejorado significativamente la infraestructura portuaria y la conectividad a las redes marítimas mundiales. En transporte aéreo, el éxito de la política de cielo abierto del país dependerá del nivel de ambición de los acuerdos bilaterales pendientes de negociar.

D) Turismo. Este sector es la cuarta exportación no petrolera más grande de Ecuador, así como su mayor exportación de servicios. El turismo contribuye con más del 5 por ciento del PIB del país. Antes de la pandemia de COVID-19, el sector había experimentado un crecimiento sólido. No obstante, los ingresos del turismo en Ecuador continúan concentrados alrededor de las Islas Galápagos, con efectos secundarios limitados a otras áreas y segmentos de alto potencial.

Estos no son de ninguna manera los únicos sectores de la economía ecuatoriana que se beneficiarían de una mejor regulación y una colaboración más desarrollada del sector privado. Sin embargo, sí brindan ejemplos concretos de cómo las limitaciones transversales consideradas en el CPSD han afectado áreas importantes de la actividad económica en Ecuador.

En noviembre pasado, IFC realizó Creando Mercados en Ecuador: Diagnóstico de País del Sector Privado, un evento virtual donde 12 representantes de alto nivel del gobierno y el sector privado desglosaron los principales hallazgos del CPSD con los autores del informe. Con la participación de Simón Cueva, ministro de Economía y Finanzas, y Julio José Prado, ministro de Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, el consenso del evento fue unánime: el diagnóstico de lo que hay que hacer es compartido por todos; ¡es hora de trabajar juntos en soluciones!

  • Elizabeth Martínez de Marcano es la gerente para la Región Andina de IFC.

--

--

IFC, a member of the World Bank Group, is the largest global development institution focused on the private sector in emerging markets.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
IFC

IFC, a member of the World Bank Group, is the largest global development institution focused on the private sector in emerging markets.